LA MEDALLA EN CONSTANTE DEVALUACIÓN

Action photo during the Mexico City International Marathon 2015 Telcel XXXIII edition, in the photo: Detail Medal Foto de accion durante el Maraton internacional Ciudad de Mexico Telcel 2015 edicion XXXIII, en la foto:Detalle de Medallas de la XXII Maraton 2015 30/08/2015/MEXSPORT/Omar Martinez.

Por Marco A. Sanchez Renteria

La medalla que se entrega a los corredores despues de cruzar la linea de meta en una carrera ha perdido en la presente década el valor que se le daba el siglo pasado o antes de la década dorada del atletismo mexicano, la de los 90’s, cuando los corredores mexicanos eran protagonistas en la categoría competitiva y no solo comparsas como sucede  a ultimas fechas.

Muchos de los grandes eventos que se dan en nuestro país nacieron en la década de los 80’s despues de que algunos compatriotas acudieron a la maratón de Nueva York o algún otro evento importante en el mundo y soñaron con un evento similar en su ciudad. Al platicar con estos pioneros nos encontramos con personas que hablan con pasión del deporte que practican, que sobre todo muestran con orgullo las medallas que se han ganado a lo largo de su vida deportiva recreativa. Tal es el caso de don Ricardo Montero un corredor recreativo de la ciudad de México que tiene mas de mil medallas de mismo número de carreras en el que ha participado y las que exhibió en varios salones de un museo de la capital del país. 

En los ultimos años se ha vivido el “boom” de las carreras, la gran cantidad de corredores que han aumentado a lo largo y ancho del país, en todas las distancias, incluida la maratón. Claro habría que definir el concepto de corredor, el de trotador, el que camina por lo menos un tercio de la distancia de una carrera, etc, etc. Ah y se me olvidaba el tramposo, el que nunca, repito nunca cubre (se fijan no digo corre) la distancia completa. Como para que, como porque. Es éste último el que mas ha contribuido a la devaluación de la medalla.

Dicen algunos expertos de este deporte, créame no hay muchos, los puedo contar con los dedos de mis manos, que las carreras han dejado de ser eventos competitivos, claro ha usted le ha de parecer que estoy diciendo algo absurdo pero déjeme le explico. Esos expertos dicen que ahora las carreras son eventos sociales, donde la gente bonita y la no tan bonita va a pavonearse, de que participan en el deporte, de que son corredores, de que son atletas, inclusive que son maratonistas. Y por supuesta prueba de ello es la medalla que llevan colgada del cuello el día de la competencia en el metro rumbo a casa o en el restaurant al que se van a desayunar despues de participar. Ademas de las historias que contaran algún día a sus nietos sobre cuando participaron en la maraton X.

Históricamente en las carreras de mas de 21 kilómetros en nuestro país, ha habido y hay personas (y digo personas porque no se como llamarles, ni corredores, ni trotadores, ni marchistas) que se meten en una carrera cruzan la meta y con todo el cinismo del mundo extienden la mano o inclinan la cabeza para recibir la medalla que reciben aquellos que cubrieron la distancia completa. Esto es mas evidente en los maratones, como el de la ciudad de México donde muchos se meten en el 10k, otros en el 21k y hay quienes lo hacen en los últimos 5 kilómetros. También pasa en la maraton de Guadalajara, en Monterrey, en San Luis Potosí, en Cancún, en Aguascalientes, en fin en todo el país.

Y quien se sienta libre de culpa que arroje la primera piedra. En cada comunidad atlética del país la gente conoce a los tramposos locales, esos que han contribuido a que la medalla se devalue mas cada fin de semana y ya no tenga el valor que tenia durante y antes de la década dorada de los 90’s. A pesar de los avances tecnológicos, estos no se han aplicado en este tema que trato ahora con ustedes. Parece difícil tener que checar si 30 o 5 mil personas realmente cubrieron toda la distancia para entonces entregarles la devaluada medalla, imagino los costos económicos, tiempo y logística de un evento, nada fácil, pero tal vez muy conveniente para restaurar el valor inicial a la medalla de participación.

En estos días mi querido amigo Rubén Romero ha iniciado una encuesta en Facebook preguntando a sus fans y seguidores sobre entregar la medalla despues, cuando se haya confirmado que el participante cubrió toda la distancia. Su encuesta me parece un ejercicio no solo útil sino necesario para restaurarle a la medalla el valor que tenia en nuestro país o el valor que tiene en otros países. otros países donde los corredores son tales, cubren la distancia del evento y son reconocidos por su comunidad atlética. Los invito a participar en esa encuesta de Rubén y porque no promover en sus comunidades atléticas que la medalla deje de devaluarse y recobre su valor original.

Publicado originalmente en Atletismo México

Comentarios

Comentarios

Antonio Hernandez

Nací de buenos padres, #Profesor por causalidad, #Geek por gusto #Runner por necesidad, soy de #AbajoYaLaIzquierda, #LiderDeProyecto por accidente y #Sud por convicción

2 Respuestas

  1. Marco dice:

    Respecto a este tema es una cuestión de educación, se tiene o no se tiene no algunas ocasiones, por ejemplo muchos se quejan de que cierta gente presume la medalla sin cubrir la cuota pero habrá quienes hacen estos señalamientos y son los mismos que al ir a recoger su paquete de corredor se meten en la fila, son los mismos que dan mordidas, los que cuanto un “acto los favorece” no es malo. Vuelvo a lo mismo es educación. Yo nunca he hecho trampa en una carrera (no soy elite como la mayoría se siente) y nunca la haría. En un caso en concreto el pasado maratón CDMX en el Km 24 me dio un calambre (algo que nunca me había pasado) y no supe que hacer, no solamente añoraba la medalla sino también mejorar lo realizado el año anterior, volver a cubrir el recorrido, pasar por los último tramo de Insurgentes antes de entrar al mítico Estadio Olímpico, en ese momento seguí corriendo pero no de igual forma, habrá algunos que me habrán visto y pensaron que al caminar en algunos tramos (ya que el dolor era inmenso) no merecía la medalla, pero lo que ellos no vieron fue lo que me motivo a seguir adelante (aun caminando), no se puede reflejar el día de la carrera todo el entrenamiento, la pasión, esfuerzo y ganas que le puse, pero desafortunadamente las cosas no se dieron, al llegar al estadio mucho después de lo que tenía pensado el ÚNICO que supo lo que hice para conseguir esa medalla fui YO.
    No estoy a favor de la gente tramposa y tampoco estoy a favor de los “corredores” que se la pasan quejando y señalando (desde si el paquete está muy feo, que la calidad de la playera, que si muy caro, que si aquel corre muy lento, que aquellos están gordos, que si se metieron en X o Y km) es una satisfacción personal, cada quien paga un precio por cada medalla (casi todos un importe monetario) y ahí radica su valor.

  2. Daniel dice:

    Ok, haber si entendí, ustedes los que entrenan a diario y llegan a la meta corriendo a máxima velocidad, tienen derecho a una medalla y los que llegan trotando o hasta caminando porque se lesionaron no la merecen?, eso si que es elitista, entiendo el artículo pero no comparto los insultos; sobre los tramposos que no hacen todo el recorrido estoy completamente deacuerdo al igual lo de las empresas lucrativas.

    Pero ojo con menospreciarnos a los que caminamos o trotamos, porque hace un año tenía sobre peso y estaba tirado viendo tele todo el día, hasta que fuy a la primer carrera de 5k de los cuales corrí 1k, trote 1k y camine 3k, de un evento laboral así que recibí mi medalla, nunca en mi vida había corrido o trotado y para mi competir ahí fue maravilloso y ame esa medalla hace unas semanas participe en una carrera de 8k, la cual troté por completo y recibí mi segunda medalla y ahora que quiero bajar mis tiempos seguir entrenando y el siguiente año correr una distancia mayor o ser más rápido no lo se; tal vez ustedes que corren un maratón se rían de mis supuestos logros, lo entiendo pero si les digo que una medalla sin valor como tu lo dices en el artículo, para mi tiene el valor de levantarme de un sofá y motivarme a hacer ejercicio y querer ser mejor con entrenamientos, eso vale esa medalla para mi.

    Lo que tu artículo da a entender que yo para que participo en una competencia así, sólo le falto al respeto a los verdaderos corredores?

    Las empresas lucran con el deporte y gente tramposa siempre habrá en todos los deportes, pero no pierdan de vista que también se está llevando el deporte a muchas personas, a muchos jóvenes,adultos mayores que se están activando y están haciendo ejercicio y tal vez por la edad nosotros no lleguemos a una olimpiada ni le sirvamos al deporte mexicano para una competencia, pero ojo que nuestros hijos, nietos, nos están acompañando a las carreras y ellos se están interesando en este deporte y el día de mañana quién sabe que aporten ellos, no sean envidiosos y dejen que las carreras lleguen a todos los mexicanos que se pueda, fomentar una cultura deportiva no tiene precio y mucho menos se compara con el valor de una medalla.

    Que pasen buena noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *